Claves para trabajar en el 061

Desde que se iniciara la pandemia, si algo ha cambiado es la valoración de los profesionales sanitarios así como de otros trabajos esenciales. Estos, desde la policía, hasta los trabajadores de supermercados o transportistas, durante los meses del confinamiento, dieron la cara y se han expuesto para que, quienes estaban en casa, no echarán en falta nada.

En esos días crecían muchas vocaciones de entre los que estaban en edad de estudiar. Además de medicina o enfermería, títulos de formación profesional como emergencias sanitarias online han visto cómo se han incrementado las matriculaciones.

Parece lejano, como un recuerdo borroso, cuando se salía a los balcones a las 20.00h para aplaudir a los sanitarios por su labor. Se tomaba conciencia de lo que estaba ocurriendo por un momento, aunque en muchos balcones se improvisaban performance para alegrar un poco la calle.

Sea como fuera nunca antes, en nuestros tiempos, había tomado tanta relevancia el sector de la salud en todas sus formas. Nunca antes había tenido tanto apoyo y, sobre todo, nunca antes había tenido tanto trabajo ni había estado tan saturado.

La formación profesional en emergencias sanitarias, una buena alternativa

La formación profesional se presenta como una alternativa a la universidad por su versatilidad, su capacidad de adaptación y por sus salidas profesionales. Al tener un menor número de alumnado, aquellos que se preparan para emergencias sanitarias, pueden tener unas clases más personalizadas, más específicas, más prácticas y, sobre todo, más reales.

061

La modalidad online, por su parte, flexibiliza mucho más la enseñanza pudiendo ir cada persona a su propio ritmo, pero con el asesoramiento constante del equipo docente. Éste pone a su disposición todas las herramientas necesarias para poder cumplir con los objetivos y aprender, desde las raíces, la importancia de esta profesión.

Conocimientos de medicina, pero también empatía y psicología

En este sentido, además de conocimientos médicos para identificar la dolencia y, por tanto la urgencia, es importante tener un buena actitud emocional y saber dar apoyo psicológico. Porque la persona que está llamando o la que espera ser atendida quiere sentirse que está a salvo, quiere sentirse reconfortada y una mirada de empatía, unas palabras amables y un buen trato puede marcar la diferencia.

Otra de las claves fundamentales para esta profesión es la agilidad con la que se atiende. A veces la vida pende de un hilo y no sólo es importante identificar que está ocurriendo así sino que hay que darse prisa y responder de manera muy eficiente para poder resolver con éxito la situación.

En este sentido, la profesión en sí es dura con lo que, a veces, conviene tener un poco de sangre fría para evitar dejarse llevar emocionalmente y que se convierta en un problema personal que impida cumplir con el trabajo.

Conocimientos de medicina, empatía y enfoque psicológico, agilidad en la respuesta o la capacidad de abstracción son algunas de las habilidades que se deben tener para trabajar en emergencias sanitarias. Muchas de estas se trata de entrenarlas para poder potenciarlas. Es importante tener ya algo por lo que empezar porque así será más sencillo, pero mucho de todo esto se aprenderá a lo largo de la experiencia del día a día.

Deja una respuesta