¿Cómo cuidar la salud mental en tiempos de pandemia?

Desde principios del año 2020, nuestra vida, nuestra forma de trabajar, vivir y estar juntos ha cambiado radicalmente. La brutalidad con que el coronavirus golpea nuestro día a día y la incertidumbre que genera no es fácil para nadie. Por ello no debemos dejar de cuidar nuestra salud mental y recurrir a todo lo que nos puede ayudar a sobrellevar esta situación. Un ejemplo de ayuda es el tarot de la salud de Miguel Villasuso que puedes encontrar en este enlace https://tarots.online/tarot-de-la-salud/ .

En el segundo año de la pandemia de Covid-19 y las restricciones adoptadas para detenerla son nuestra realidad diaria hasta nuevo aviso. Si bien con el objetivo de protegernos a nosotros mismos y a los demás, estas medidas empeoran los trastornos de ansiedad, los trastornos del sueño y los estados depresivos de parte de la población. 

El aislamiento repentino, el distanciamiento físico y social, la incertidumbre diaria, el miedo al virus y el flujo continuo de información perturbadora representan un cóctel difícil de absorber para nuestra salud mental.

¿Cómo puedes cuidar tu salud mental durante la pandemia?

Esta situación que vivimos es tan inaudita como abrumadora. Es normal sentirse estresado, solo, triste o ansioso. ¿Te sientes desanimado? ¿En cólera? ¿Abrumado? ¿Llorar viendo las noticias? Sí, puede suceder. Tenemos derecho a reaccionar de forma irracional o emocional en ocasiones y no se nos debe culpar ni estigmatizar por ello.

En medio de este huracán emocional y mediático que estamos viviendo, es más imprescindible que nunca pensar en tu salud mental. A continuación, presentamos algunos consejos que pueden ayudarte a sobrellevar esta coyuntura.

Salud-Mental-Pandemia
Imagen de Pixabay

Mantente informado sin sentirte abrumado

  • Busca información fiable de fuentes oficiales. Concéntrate en los hechos y la información de prevención que pueden ayudarte a reducir tus temores.
  • Pero no te dejes abrumar por las noticias: consulta las noticias una o dos veces al día (el telediario por ejemplo), y evita las fuentes continuas de información. También limita las redes sociales o los grupos de WhatsApp llenos de fake news que alimentan la ansiedad.

Mantén una rutina, muévete, diviértete

  • Mantenga una rutina: Mantén un ritmo de vida estable, levántate y acuéstate a horas fijas para asegurar un sueño suficiente, come 3 comidas saludables al día, separa el trabajo y el tiempo familiar tanto como sea posible, etc.
  • Toma un poco de aire fresco: un balcón, un jardín, un patio interior, un recorrido por el barrio (respetando las distancias), o incluso, si aún puedes, un paseo por el campo o por el bosque. La naturaleza es un factor importante en el bienestar mental.
  • Moverte: nuestra salud física y mental están íntimamente ligadas y el ejercicio físico es una de las claves del bienestar mental. Si puedes, sal y da unos pasos, pero si no, ¡pon algo de música y baila!
  • Entretenimiento fuera de las pantallas: escuchar música, leer una novela, llevar un diario, escuchar podcasts, coser, hornear, dibujar… Todas esas cosas para las que no solemos tener tiempo debido a nuestra ajetreada vida.

Mantener el contacto

  • Mantente en contacto: aunque estemos obligados a limitar nuestros contactos, se trata de mantenernos conectados con nuestros seres queridos. No es necesario que hables solo de la crisis de salud, puedes hablar de todo, intercambiar consejos de lectura, series, hablar de los niños…
  • Pero aquí también, moderado : 15 llamadas telefónicas al día, 200 mensajes, puede resultar abrumador. O deprimente cuando, de repente, las notificaciones se secan. Limita las conversaciones que nos angustian y céntrate en la tarea que habíamos iniciado, nos permite retomar un poco el rumbo de la vida.

Expresar tus emociones, hablar de ellas y confiar en ti mismo

  • Habla si no te encuentras bien : busca apoyo, muestra emociones para no rumiar solo en todo. Si no se puede encontrar a nadie en quien confiar, el tarot de la salud te puede ayudar.
  • Trata de encerrarte en el pesimismo: cuando estamos aislados, tenemos mucho tiempo para pensar, lo que a veces puede llevarnos a una espiral negativa de autoestima.
  • Intenta ser positivo: recuerda que las epidemias, como todo, tienen un final, que mucha, mucha gente ya se ha recuperado y que miles más, incluyendonos a nosotros, también saldremos adelante. Pensemos en los sanitarios y en todos los profesionales con gratitud y admiración, agradeciendo su trabajo y los medios puestos a nuestra disposición.
  • Escuchar y confiar unos en los otros: en momentos de estrés, presta atención a nuestras propias necesidades y sentimientos. Saber lo que nos hace buenos y hacerlo.

Solidaridad

  • Mostrar solidaridad: apoyar a otras personas en dificultad puede ser beneficioso tanto para quien recibe ayuda como para quien la brinda. Tomando noticias de nuestros vecinos cercanos, conociendo iniciativas solidarias en nuestro barrio, estás ocupado y te sientes bien.

Deja una respuesta