Rafting: cómo prepararte si no tienes experiencia

El rafting se ha convertido en uno de los deportes de riesgo más practicados, especialmente en verano, cuando el sol aprieta y lanzarnos a las aguas rápidas de los ríos nos resulta una experiencia excitante a la par que refrescante. Pero… ¡atento! Porque no deja de entrañar sus riesgos y si no lo has practicado antes, conviene que sepas cómo prepararte bien para disfrutar de este deporte de forma segura. Te recordamos también que con este código descuento Sprinter podrás equiparte con todo lo necesario gastando lo justo.

Suele pasar que estás de vacaciones y a alguno de tus amigos se le ocurre la idea de apuntar a todo el grupo a una experiencia de rafting. Es una gran idea, pero si no vas preparado puedes pasar un mal rato. Para que esto no ocurra y acabes tu experiencia con una sonrisa de oreja a oreja, lee nuestros consejos:

Sopesa la dificultad del recorrido

Según los rápidos, la longitud del recorrido, la orografía del río y el terreno, hay recorridos más fáciles que otros. Sé prudente y no te lances a los rápidos más rápidos si no tienes una mínima experiencia previa.

Reconoce tu capacidad natatoria

No es que tengas que salir a nado, pero puede ser que tu bote vuelque en algún momento. Si te gusta nadar y disfrutar en el agua, entonces no tienes de qué preocuparte, pero si no es así y huyes del agua como los gatos, mejor es que escojas otra actividad.

Equípate bien

Es frecuente que las empresas que ofrecen experiencias de rafting tengan la equipación que necesitas, así que no tendrás que comprar nada para iniciarte en este deporte. Necesitarás un traje de neopreno y un bañador si las aguas del río son frías, o una camiseta de lycra y el bañador, si las aguas son más cálidas. Es esencial que el traje sea de tu talla, para que se adhiera bien a tu cuerpo y no tengas frío durante el recorrido. Para después de la actividad deberás llevar una toalla y ropa de recambio.

Rafting-Sprinter
Imagen de Pixabay

Lo que no puede faltarte son:

  • Un casco. Proteger la cabeza es primordial, porque podrías caer al agua y golpearse contra una roca.
  • Un chaleco salvavidas. Por seguridad. Si te caes, flotarás en el río hasta que consigas subir a la balsa o que un compañero te recoja.
  • Unas zapatillas de goma con agarre. Es cierto que para una primera vez pueden valerte unas zapatillas de deporte que tengan agarre y que no te importe mojar, pero mejor si te llevas unos escarpines de neopreno.

Mantén la calma

Es muy importante no ponerse nervioso si te caes al agua o si el bote vuelca. Tranquilízate, respira y nada o agárrate a una rama. En un periquete estarás de nuevo en la balsa. No olvides que el objetivo es pasarlo bien.

Aprende primeros auxilios

Tener unas nociones de primeros auxilios te ayudará a sentirte más seguro mientras practicas este deporte, además de que consentirá que le puedas echar un cable a algún compañero en apuros.

Sigue las instrucciones

Para mantenerse a flote en medio de los rápidos, todo el equipo, normalmente una cuadrilla de cinco a ocho personas, debe cooperar y moverse acompasadamente. En cada bote irá un instructor o alguien que dé las órdenes para superar los obstáculos. Si no tienes experiencia, simplemente haz buenamente lo que te digan y disfruta de la actividad grupal.

Con todo, aunque no tengas experiencia puedes probar a practicar rafting, también en España. Piensa que hay recorridos fáciles aptos incluso para niños a partir de 8 años, así que también puede ser una actividad divertida y diferente para disfrutar en familia. Afronta el reto sin miedo y más adelante podrás aventurarte a aguas más rápidas y peligrosas.

Deja una respuesta