¿Por qué comprar trufa negra para preparar recetas gastronómicas?

Al momento de preparar recetas gastronómicas, se busca lograr la mejor experiencia para el paladar, y hoy en día se puede comprar la trufa negra en cualquier mercado, un hongo de gran demanda en el sector gastronómico a la hora de preparar comidas exquisitas.

Un ingrediente esencial

A la hora de mejorar las recetas de cocina, comprar trufa negra es una gran opción para las personas o restaurantes que buscan un toque especial que permita mejorar sus comidas y sorprender al paladar de las personas.

El hongo cuenta con una amplia demanda, por lo que son escasos de encontrar y requieren hasta de un perro adiestrado para poder localizarla, dado que crece bajo tierra.

Hay varios tipos en el mercado, está la trufa negra de invierno, de verano y de otoño, por lo que es importante comprarlas en las fechas que correspondan a estas temporadas, para garantizar la mayor frescura y calidad del producto.

Destaca por el intenso aroma que ofrece cuando se prepara con otros ingredientes, pero puede no llegar a tener sabor o puede incluso saber muy poco.

Sin embargo, hay quienes consideran que tiene un sabor complicado de explicar, por lo que se asocia a la trufa negra con la sensación gustativa conocida como umami, la cual provoca una reacción de salivación y estimulación en el paladar.

Aunque su sabor no sea tan intenso como su aroma, la trufa negra es un producto de alto valor gastronómico, por lo que se puede usar para trufar otros alimentos, y garantizar una preparación única y deliciosa.

A la hora de preparar huevos, arroces o licores, se puede triunfar con este hongo, o bien, se puede usar la trufa como complemento para carnes, pescados, ensaladas y hasta postres, de esta manera se pueden crear preparaciones gastronómicas difíciles de olvidar.

Al no tener sabor, de nada sirve combinarla con los alimentos durante su preparación, en cambio, se recomienda rallar la trufa sobre ellos, esto permite que adquieran un aroma más exquisito y se pueda mejorar la presentación de los platos.

Mayormente, son los alimentos grasos los que mejor absorben el aroma de la trufa negra, por lo que son el complemento perfecto para ellos. Además, se recomienda dejar los alimentos con las trufas durante varias horas, gracias a esto se puede lograr una mejor absorción del aroma.

Para aprovechar al máximo el hongo, se debe usar en las cantidades necesarias, de acuerdo con la cantidad de personas que lo coman. Por ejemplo, si el plato es para dos personas, se recomiendan unos 20 a 25 gramos, para tres o cuatro personas entre 50 a 75 gramos, y si es para cinco o seis, lo mejor es entre 75 a 150 gramos.

¿Dónde comprar la trufa negra?

Estas setas se pueden comprar en una tienda dedicada a su venta, de esta manera será posible asegurar un producto fresco y recién recolectado de la mayor calidad.

Se envían con acumuladores de frío, esto permite que lleguen en las mejores condiciones sin que pierdan su aroma. También cuentan con varios tipos de trufas negras, como las de invierno, otoño o verano.

La tienda vende productos elaborados con trufas, como aceites o risottos, para así aprovecharla de muchas maneras. Incluso vende las herramientas necesarias para su uso en la cocina, como rallador, cepillo o mandolina.

Es importante conservar bien la trufa negra después de su uso para que no pierda sus propiedades aromáticas o se dañe. Se debe meter al frigorífico en arroz o con papel absorbente, dado que al congelar el hongo puede ayudar a conservarlo en mejor estado. En todo caso, se aconseja revisar la trufa diariamente para revisar que la humedad no le afecte.

Al congelar la trufa, se extiende su conservación hasta por diez meses, sin que pierda su aporte aromático.

Si se compran varias trufas deben enrollarse en papel absorbente de forma individual, o bien, en tarros de cristal con brandy o con aceite de oliva extra virgen; esta última opción permite que adquieran el aroma del brandy o el aceite, aderezando mejor los guisos. 

Deja una respuesta