Planifica tu emprendimiento con productos financieros

Durante la pandemia fueron muchas las personas que se quedaron sin fuentes de ingreso debido a lo complicada que fue la situación para las empresas que no pudieron promover el trabajo desde casa. Esto ocasionó que muchas compañías tuvieran que declararse en bancarrota o se vieran forzadas a recortar personal. Con lo que, desafortunadamente, fueron muchos los que se quedaron sin trabajo.

A raíz de la cantidad de personas que se vieron desempleadas y sin la oportunidad de hacerle frente a sus gastos, la demanda de productos financieros incrementó considerablemente. Con créditos rápidos y microcréditos, muchos fueron capaces de crear su emprendimiento desde casa para poder generar ingresos. Las ideas más comunes para emprender fueron:

  • Crear una página web para vender artículos de segunda mano
  • Hacer postres caseros para la venta
  • Confección y venta de piezas de vestir
  • Realizar bisutería por encargo diseñadas por el cliente

Todas estas, fueron ideas de emprendimiento que se generaron gracias a la pandemia y que sirvieron de mucho para que las personas que se vieron desempleadas pudiesen generar ingresos. Con productos financieros de entidades financieras no bancarias fue mucho más sencillo optar por créditos y préstamos en línea, ya que las entidades bancarias siempre pueden tomar más tiempo para que el cliente obtenga el producto financiero deseado.

Un producto financiero otorgado por entidades financieras no bancarias es aquel que se puede solicitar en línea, es decir, no cuenta con ninguna sede física y la solicitud se puede realizar, generalmente, en 20 minutos o menos. Esto, gracias a los pocos requisitos que exigen y a la falta de avales y documentos que requieren.

Cuando se solicita un producto financiero por primera vez, muchas entidades conceden el crédito con 0% de interés o tasas de interés bastante bajas. Esto, para motivar a los clientes a solicitar más productos financieros. Además, ofrecen facilidades en el pago de las cuotas, ya sea por aplazar los montos o por poder cambiar el plazo de pago acordado. Sin embargo, es importante mencionar que los productos financieros ofrecidos por las entidades financieras no bancarias suelen tener tasas de interés un poco más elevadas que los de las entidades bancarias. Esto, debido a lo fácil que son de obtener y solicitar, por esta razón, resultan ser de gran ventaja el solicitar créditos o préstamos para iniciar un emprendimiento, ya que se obtienen menos intereses o ninguno y la cantidad de dinero que se desea para empezar a generar ingresos.

Contrario a lo que la gente piensa, los productos financieros pueden ser de gran ayuda cuando se desea estabilizar la economía, tan solo deben utilizarse adecuadamente para evitar que, en lugar de hacer su función, se caiga en morosidad. Para evitar esto, lo más recomendable es realizar un presupuesto, incluso antes de solicitar el préstamo o crédito. Así, se tendrá un plan de cómo se esperan pagar las cuotas y de los ingresos que se puedan llegar a generar con la idea del emprendimiento. En dicho presupuesto, es importante incluir un monto para los imprevistos. Siendo esta cantidad útil cuando se corra el riesgo de no poder realizar el pago de una cuota. De esta forma, no habrá forma de caer en morosidad ni de que las ganancias generadas a través del emprendimiento se vean afectadas por pagar tasas de penalización por morosidad.

Deja una respuesta