Un partido en el Wanda Metropolitano y la tolerancia bien entendida

por