Carta a mi amigo, José Beviá Calzado. “El Nebot”

Estimado Pepe, la muerte no es nada. No cuenta. Solo te has ido a la habitación de al lado. Nada ha ocurrido. Todo sigue igual como estaba. Yo soy yo y tu eres tu. Y la vida que vivimos juntos con amistad sana, permanece inmutable.