Mejores camas para niños: guía de compra actualizada

Las mejores camas para niños es una excelente manera de sacar a su hijo de la cuna y adaptarse definitivamente a dormir en otro mueble. Esta transición puede ser un proceso difícil y complicado para algunos padres, por lo que los muebles atractivos pueden ayudar en este punto.

Estos objetos pueden tener diferentes tipos y algunos elementos extra que aportan mayor seguridad y funcionalidad a las tradicionales camas infantiles. Si quieres comprar una cama para niños, pero no sabes cuáles son las mejores disponibles en el mercado y no entiendes mucho sobre el tema, lee este artículo para tomar una decisión más consciente.

Leer también: Mejores juguetes educativos para niños: guía de compra actualizada

cama infantil niña en el dormitorio

Las 5 mejores camas para niños para comprar este año

[amazon bestseller=»cama infantil» items=»5″ description_items=»1″]

Mejores camas para niños: todo lo que necesita saber para tomar la mejor decisión

Las camas de los niños son muy importantes para el descanso, pero también se pueden utilizar para realizar diversas actividades con el pequeño. Hay muchas opciones disponibles para los más diversos propósitos, por lo que este es un elemento muy importante para la habitación de los niños.

Estos muebles, a pesar de tener varias opciones lúdicas y diseños divertidos, tienen otras características esenciales que se deben considerar antes de adquirir un producto de este tipo, como la rutina familiar, el tamaño del niño y la funcionalidad de este artículo.

¿Qué son las camas para niños?

Las camas de los niños son un mueble fundamental para el descanso de los niños. Sin embargo, algunos modelos brindan otros propósitos que agregan funcionalidad a este producto, como una mesa de estudio, cajones y camas auxiliares, espacio para juegos y actividades, así como elementos extra que aseguran una mayor comodidad y seguridad para los más pequeños. Consulta a continuación cuáles son los principales tipos de camas infantiles disponibles y las peculiaridades de cada una.

¿Cuáles son los principales tipos de camas para niños?

Las camas para niños pueden ser de diferentes tipos, satisfaciendo así los más variados propósitos y necesidades de la familia. Síguelo para comprenderlo mejor.

Con protección lateral

La protección lateral es primordial para los niños más pequeños que aún se vuelcan mucho. Es una forma de proteger a los más pequeños de caídas y accidentes al caer de ese mueble. Es una opción extra que hay que tener en cuenta para favorecer la tranquilidad del sueño de adultos y niños.

Cama Montessori

La cama Montessori es un mueble inspirado en el método Montessori, que se caracteriza por permitir que el niño desarrolle una mayor libertad y autonomía en todos los aspectos relacionados con sus cuidados y actividades realizadas.

Para favorecer este ambiente, es necesario que el niño tenga fácil acceso a su lugar de descanso y aún mayor sencillez para levantarse, sin riesgo de caídas y accidentes con los más pequeños.

Cama individual

Se trata de camas tradicionales y adecuadas para niños mayores de 4 años. Pueden tener diferentes diseños y características que se adaptan a las más variadas aplicaciones. Como son solteros y acompañan al pequeño durante muchos años, pueden pensarse como un producto a largo plazo, lo que hace que la inversión en muebles de calidad sea ideal para acompañar el desarrollo de su hijo.

Cama suspendida

Las camas suspendidas son excelentes alternativas para proporcionar un espacio para que los niños jueguen. En estos muebles, las escaleras y rampas son el principal medio de acceso a la cama y garantizan la diversión de los niños, incluso a la hora de acostarse. En otros momentos del día, pueden servir como hogar, estudio y otras actividades.

Además, es una excelente manera de optimizar el espacio, ya que es posible usar la cama y agregar otras características en la misma habitación.

Cama matrimonial

Para quienes tienen más de un hijo o están acostumbrados a ser visitados constantemente por los amigos de los niños, nada mejor que disponer de un mueble que cuente con una cama auxiliar capaz de acomodar cómodamente a una persona más. Es muy funcional y ahorra espacio, ya que cuando está cerrado ocupa el área de una sola cama.

Litera

También es otra opción que le permite acomodar a dos personas y aún así optimizar el espacio. Los muebles se colocan uno encima del otro y hace posible que la habitación no quede tan abarrotada con dos camas dispuestas una al lado de la otra. Hay algunas opciones más divertidas con objetos como toboganes, rampas y escaleras, que pueden traer más diversión incluso a la hora de acostarse.

Con espacio para estudios

Para que los niños tengan un rincón para desarrollar sus actividades escolares u otras prácticas, este tipo de mobiliario es muy importante. Son similares a las camas suspendidas, lo que permite añadir algún otro mobiliario como escritorios o mesitas que sean aptos para estudiar. Los niños en edad escolar pueden disfrutar mucho de este modelo.

Cama infantil temática

Las camas temáticas para niños son formas de brindar más diversión a los niños a la hora de acostarse. Son importantes para animar a los más pequeños a tener su propio espacio y sentirse más estimulados a salir de la cuna, haciendo la transición a su propia cama.

Caja de cama para niños

Las camas box para niños son adecuadas para niños mayores que no se vuelcan, ya que son más altas y no suelen tener protección lateral. Estas camas pueden contener compartimentos que aseguran una mayor versatilidad, estando destinadas al almacenamiento de diversos objetos.

Cama infantil con cajones

Otra opción funcional en esta categoría, la cama infantil con cajones es otra alternativa para quienes necesitan comprar un mueble para que su hijo duerma, pero quieren añadir más utilidad y aplicabilidad a este producto. Con uno o varios cajones, este tipo de cama es ideal para ahorrar espacio y aportar una mayor organización a la habitación del niño.

¿Por qué es importante incluir alegría en la habitación de los niños?

Estimular la imaginación y la creatividad de los niños en las más diversas actividades diarias son formas de hacer que los más pequeños aprendan de forma divertida. Además, cuando se trata de animar a los niños a estar en su propia habitación, utilizar la alegría puede ser un artificio para brindarles mayor confianza y aliento.

La transición al dormitorio puede ser una fase muy difícil para el niño y también para sus padres, por lo que cualquier recurso utilizado para facilitar este proceso es muy bienvenido.

¿A qué edad puede un niño salir de la cuna?

A los 2 años de edad, el niño ya muestra algunos signos de disposición para poder dormir en su cama. A esta edad, el pequeño ya tiene suficientes habilidades e ingenio para caminar con más firmeza, además de tener un habla más consistente y una altura adecuada para irse y volver a la cama con soltura y autonomía.

En esta etapa, los niños pueden entender lo que dice el adulto, además de ejecutar órdenes sencillas dadas por sus padres. En este sentido, es posible preparar al pequeño para este momento, que se alía con el desarrollo motor y cognitivo del niño. Además, hacer que el niño participe en este período es interesante para que se sienta útil en una etapa tan decisiva.

Cama infantil x edad

La cama de un niño es adecuada para cada etapa del desarrollo de un niño. Consulta a continuación cuáles son las camas ideales para cada etapa de la vida del pequeño y las peculiaridades de cada uno.

De 1 a 3 años

Los niños de esta edad duermen mucho y también se despiertan más a menudo por la noche. Por ello, es necesario que los muebles para dormir aporten mayor seguridad al niño para que pueda moverse durante el sueño. Por ello, utilizar cunas y mini camas con barandillas de protección es la mejor opción. Además, la cama debe estar muy pegada al suelo, permitiendo que el niño suba y baje con mayor facilidad y libertad.

cama doble para niños en la habitación de los niños

De 3 a 6 años

Las camas individuales para niños son la mejor alternativa para esta fase. Son un poco más altas que las camas colocadas en el suelo o las mini camas. Es importante que estos muebles no sean demasiado altos, ya que los niños necesitan subir y bajar de forma segura y autónoma. Por lo tanto, antes de comprar, evalúe el tamaño de su hijo y las dimensiones de la cama que se comprará.

De 6 a 13 años

En esta etapa, las camas individuales para niños siguen siendo las más adecuadas. No obstante, se pueden canjear por literas, camas suspendidas o con espacio para estudios. De esta forma es posible optimizar el espacio y aun así dar más diversión a los más pequeños.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de las camas para niños?

La mayor ventaja de las camas para niños son las múltiples posibilidades que ofrece el mercado. Cada uno con su propio propósito, son capaces de satisfacer diferentes demandas de espacio, aplicaciones y etapas de desarrollo del niño. Por lo general, tienen un valor muy asequible en comparación con otros muebles, además de muchos modelos que pueden adaptarse fácilmente al entorno.

Muchas camas cuentan con modelos multifuncionales, con elementos extra que aportan mayor versatilidad a este mueble. Además, hay productos que acompañan el desarrollo de los más pequeños, destacando modelos 2 en 1 como cunas que posteriormente se pueden transformar en mini cama o camas individuales.

Como desventaja, podemos descartar la común falta de calidad que presentan ciertos artículos, lo cual es un factor preocupante, ya que la durabilidad de un producto está íntimamente relacionada con la seguridad infantil. Además, los niños son muy exigentes y cambian de opinión rápidamente, lo que puede hacer que quieran cambiar los muebles de su dormitorio antes de lo esperado. Por tanto, invertir en un producto tan caro no siempre es la mejor opción.

¿Dónde poner la cama de los niños?

La cama para niños se encuentra comúnmente en el dormitorio del niño, pero también se puede usar en el dormitorio de los padres, en cualquier rincón que sea conveniente para la familia. Cuando son más jóvenes, los padres generalmente ven la necesidad de tener a los bebés más cerca, especialmente durante la lactancia, cuando los niños suelen despertarse por la noche para amamantar.

Puede ser que cuando los niños mayores empiecen a estar más interesados ​​en su propia habitación. En esta etapa, la cama infantil es una excelente ayuda para animar a los más pequeños a utilizar este espacio.

Posibilidades de montar una cama para niños.

La cama para niños se puede armar fácilmente usando un manual de instrucciones que comúnmente viene con los muebles en el momento de la compra. Además, existe la posibilidad de contratar a un profesional para realizar el montaje de forma más rápida y eficaz.

Guía de compra: ¿Cómo comprar la mejor cama infantil?

una hermosa cama blanca para niños

Ahora que ya sabes todo sobre las camas para niños y quieres comprar el mejor producto para tu hijo, aquí tienes algunos consejos para elegir la mejor cama para la habitación de tu pequeño. ¡Seguimiento!

Consultar espacio disponible

Hay muchos modelos de camas para los más variados espacios. Más pequeño, más grande y con muchas características, ciertamente hay un mueble ideal para su demanda. Para habitaciones pequeñas, las literas, las literas y las camas suspendidas son excelentes y tienen como objetivo optimizar el espacio y agregar más versatilidad al entorno.

Vea qué personaje le gusta más a su hijo

La cama debe complacer al niño para que se sienta motivado a usarla. Por eso, antes de optar por un modelo, comprueba si hay algún personaje con el que tu hijo se identifique y elige el que más le guste. De esta forma, es posible hacer que el tiempo de dormir sea más atractivo y emocionante para el niño.

Presta atención al material de fabricación.

La calidad debe ser uno de los primeros criterios evaluados cuando se trata de camas para niños. En este sentido, comprobar los materiales utilizados en la fabricación es fundamental para elegir un producto que sea duradero y que aporte mayor seguridad a tu hijo en un momento de vulnerabilidad, como el sueño nocturno.

Elige el modelo ideal

El modelo ideal es aquel que se ajusta a la edad del niño y tiene aspectos que satisfacen las demandas de la familia. Por lo tanto, verifique las características adicionales que sean deseables, la etapa de desarrollo de su hijo y elija el elemento que mejor se adapte a esas necesidades.

Busque artículos adicionales

Estos muebles para niños pueden incluir muchos elementos adicionales, como camas accesorias, que son especialmente útiles a la hora de recibir invitados; cajones y cofres de cama box, importantes para guardar los más variados utensilios y ayudar a la organización; además de otras características como mesas para actividades, juegos y estudios, que optimizan el espacio y aportan mayor versatilidad al lugar.

Además, se incluyen otros elementos como la protección lateral y los colchones que deben revisarse antes de la compra, lo que garantiza la satisfacción del usuario después de la compra.

Conclusión

Las camas para niños son ideales para brindar más diversión al dormir. Esto es especialmente importante para animar a los niños a salir de su cuna y elegir dormir en su habitación o en su propio rincón. Es un gran hito en la independencia de los más pequeños, por lo que es importante invertir en un producto que sea apropiado para su edad y que genere emoción al usarlo.

Ahora que ya sabe todo sobre las camas para niños, elija la que sea adecuada para su hijo y el entorno del que disponga. De esta forma, se garantiza la compra de un producto que es adecuado para su finalidad y además aporta una mayor relajación durante el sueño.

Deja una respuesta