La Orquesta de Pulso y Púa ofreció su concierto más entrañable