La lluvia no impidió que un año más se descubriera la imagen del Cristo de la Paz en el altar Mayor