Natxo Nuñez puso en marcha la Fiesta con un pregón que ensalzó el lado artístico de los Moros y Cristianos