La Iglesia de El Salvador acogió la reconquista cristiana