El tiempo no pudo con la grandiosa Entrada de Moros y Cristianos en Mutxamel