La maravillosa herramienta de los créditos rápidos

Pensar en solicitar un préstamo bancario, es algo realmente muy complejo por la cantidad de documentos que se deben entregar en el banco, sin embargo, en la web portalcreditos.es se pueden conseguir créditos rápidos con mucha sencillez. No hay que olvidar que estos créditos se obtienen con celeridad: a más tardar en 48 horas. Además, no necesitan de todos los complicados trámites de los créditos solicitados en entidades bancarias. Se añade que son montos bajos. Por ende, su misión es solventar pequeñas emergencias y gastos que luego se pueden reponer con facilidad.

Durante el manejo de las finanzas personales, puede suceder que algunos gastos requieran del apoyo de un préstamo rápido. Algunos ejemplos que podemos mencionar son: pago de alquileres, pago de servicios, gastos imprevistos de salud, reparaciones del hogar, así como cualquier gasto que no estaba pensado en el presupuesto mensual o quincenal de alguien. Estos gastos no son grandes. Por lo tanto, se pueden resolver con un crédito rápido.

Diferencias entre los créditos rápidos y préstamos bancarios

Son cuestiones que se prestan a confusión. Por eso, es necesario hacer algunas aclaraciones. De esta manera, se evidenció mucho más la comodidad de estos créditos rápidos. Veamos las características y contrastes de estas dos modalidades crediticias.

  • Los préstamos bancarios: implican un trámite más complicado. Además, un préstamo se hace por montos altos. Por ejemplo; se piden préstamos bancarios para comprar una casa, iniciar un negocio o financiar una carrera educativa. Se añade que los pagos se realizan por varios años hasta honrar a la deuda obtenida.
  • Los créditos rápidos: no son otorgados por bancos, sino por prestamistas particulares. No implican trámites complicados, ni extensos. Se otorgan en un lapso entre 24 y 48 horas. Se pagan en periodos de 15 días y máximo 1 mes. Los montos son bajos, siendo lo máximo que se consigue con estos créditos rápidos, un margen entre 300 y 400 euros.

Como vemos, las diferencias son sustancias. Son otorgados por entidades diferentes, con requisitos muy distinto, pagándose en lapsos largos o cortos, implicando también notables desemejanzas en cuanto a los montos otorgados. De esta manera, queda claros que son cosas distintas.

Las ventajas y utilidades de los créditos rápidos

¿Para qué sirve un crédito rápido? ¿Cuándo solicitarlo? Pues, este también es un punto que invoca varias dudas. Por eso, queremos presentar un listado de ejemplos en los cuales un crédito de este tipo puede ser de enorme utilidad.

  • Cuando se hacen viajes, suelen aparecer gastos imprevistos. Por ejemplo, comprar alguna prenda para el clima del sitio que se visita o que la tarjeta bancaria no sea aceptada en ciertos lugares. Son situaciones que no son cubiertas por los seguros de viaje, siendo perfectamente solucionables con los créditos rápidos. 
  • Gastos médicos imprevistos y de emergencia. Los seguros de salud suelen tardarse e implican muchos trámites. Por este motivo, es recomendable un crédito rápido para comprar medicinas o pagar alguna consulta rápida. Hay que tener en cuenta que la salud no puede esperar.
  • Incrementos en el pago de servicios telefónicos, luz, electricidad, agua, etcétera. Muchas veces, estos momentos llegan de manera inesperada. Para evitar el corte de cualquiera de estos servicios, lo mejor es pedir un crédito rápido.
  • Los profesionales independientes, o de teletrabajo, pueden tener problemas con el pago puntual de sus honorarios. Mientras resuelven esta situación, un crédito rápido les ayuda a tener un capital disponible.

Apenas hemos mencionado algunos ejemplos. No obstante, no cabe duda que estos créditos son una gran ventaja; Además, se piden por internet y no es oneroso conseguirlos. Por otra parte, un buen cliente de las empresas que otorgan los créditos rápido puede obtener financiamiento con suma facilidad.

¿Cómo se obtienen los créditos rápidos?

Lo primero es inscribirse en los portales que otorgan estos créditos. Por otra, exigen varios documentos. Mostramos una lista con los más frecuentes:

  • Es obligatorio presentar el DNI o el NIE (Número de Identidad de Extranjero).
  • Mostrar una justificación de ingresos. Lo más común, es que estos créditos se otorguen a asalariados que tengan una constancia de trabajo.
  • En ciertos casos, se pide como aval alguna propiedad: un auto, objetos de valor, etc.
  • Número de cuenta bancaria.
  • Número telefónico.

Por otra parte, no se otorgan estos créditos a quienes están en un fichero de impagadas. También, es obligatorio gozar de algún tipo de ingresos fijos. El factor de edad es limitante, pues no se otorgan a personas menores de 21 años ni a mayores de 65-70 años. No hay que olvidar que los créditos son otorgados por empresas privadas; tales empresas desean asegurar que quien recibe un préstamo no pueda pagar.

Finalmente, resta decir que este tipo de créditos goza de muy buena popularidad. Cada vez es mayor la cantidad de gente que los solicita. Por lo tanto, se incrementa la oferta y demanda de en el servicio. En tal sentido, para pedir un crédito rápido es necesario revisar muy bien la oferta existente en el mercado. También, hay que pagar a tiempo estos préstamos ya que, así se logra un mejor expediente al momento de pedir apoyo en créditos.

Deja una respuesta