Las tropas cristianas se impusieron en la gran embajada de El Campello