Los Moros y Cristianos fueron los protagonistas de un fin de semana cargado de actividades