Finalizan unas obras que dan respuesta a una reivindicación histarica de los vecinos de Gallo Rojo y Calle Basseta