El gobierno municipal pone en riesgo una subvención de 260.000€ y se expone a percibir multas de la Generalitat Valenciana