El “riego por cordón” en Les Puntes de Gosálvez da sus frutos