¿Por qué le dicen Tragaperras a las Tragamonedas?

La palabra se origina porque era el nombre que se utilizaba en España para llamar a las monedas: perra chica y perra gorda y el término “tragar”, porque se introducía la moneda por una ranura. Con la llegada de Internet  aparecieron las primeras máquinas tragaperras electrónicas para jugar online , en las cuales los rodillos dieron paso a la pantalla de un móvil, una Tablet o un ordenador y para comenzar el juego se oprime un botón en lugar de mover una palanca. Esta forma de llamar a las máquinas tragamonedas ya forma parte de la cultura popular española, a pesar de que algunas empresas multinacionales intentan extinguir la tradición, que aún continúa en algunos bares o estancos castizos, donde suelen estar junto a la máquina de tabaco.

¿Cuál es la historia de las tragaperras?

La práctica de los juegos de azar se remonta a tiempos ancestrales. Algunos investigadores del tema aseguran que los primeros juegos de azar se remontan hasta el 2600 a. C. y se localizan en las civilizaciones asiria y sumeria. Uno de los primeros juegos que se tiene conocimiento se realizaba con un hueso sacado del talón de algunos animales, el cual era tallado para cayera al suelo en cuatro posiciones diferentes, ejerciendo la función de un primitivo dado.

Un poco más atrás en el 3000 a.C. se encuentran las primeras apuestas en Asia, específicamente en China. Los egipcios ya conocían y utilizaban el dado como tal, según hallazgos arqueológicos y su presencia en jeroglíficos y se dice que fueron los pioneros en utilizar un dado de 6 caras. En la época dorada de los griegos y los romanos fue cuando el dado tomó verdadera importancia como juego de azar. Ya en los circos romanos se apostaba por caballos en las carreras o por los gladiadores, si sobrevivían o no. 

En la Edad Media se sabe que se apostaba en los torneos de tiro al blanco con arco. Con el transcurrir del tiempo, los juegos de azar fueron evolucionando y desarrollándose, hasta que se inventó la primera tragaperras o tragamonedas. Se originó en San Francisco, California y fue Charles Frey su inventor, quien ideó un mecanismo automático simple pero efectivo que cambió la manera de jugar. La máquina original contaba con tres ruedas que giraban, la cual incluía 5 símbolos cada una y estaban inspiradas en las cartas de póker. Se comenzaron a conocer como Liberty Bell porque la figura de su campaña de promoción era una de estas campanas.

BellFruit, una conocida empresa que fabricaba golosinas incluye símbolos de frutas en los rodillos. A partir de allí se popularizaron y comenzaron a verse en estancos y casinos, popularizando en las esferas altas de la sociedad. Un poco más tarde aparecieron en barberías y salones. La primera máquina tragaperras electrónica apareció en 1963, de la mano de una empresa llamada Bally, la cual creó la conocida máquina Money Honey. Tiempo después los rodillos dieron espacio a una pantalla, en la que el juego comenzaba al oprimir un botón en vez de bajar una palanca.

Deja una respuesta