Escapada a un spa: ¿qué tratamientos tienes que probar?

Irse a un spa es todo un acontecimiento en la vida de cualquier mujer. Una escapadita de fin de semana, o incluso un viaje más largo dentro o fuera de España, te dará el descanso que sin duda alguna te mereces. No obstante, hay que planificarlo bien. ¿Qué tratamientos no puedes dejar de probar si vas a un spa? 

1. Masaje 

Es uno de los tratamientos imprescindibles en la lista de cualquier mujer. Da igual que hayas acabado la carrera y vayas al spa como premio por las dificultades de los últimos meses, o que sea un regalo de tus hijos o tus nietos por tu clásico dieciocho cumpleaños: el masaje es un tratamiento que le gusta a cualquier mujer.

Además, cualquier spa ofrece distintos tipos de masajes, desde el masaje clásico para relajar los músculos tensos, pasando por un dulce tratamiento con chocolate, hasta masajes orientales con piedras o sesiones anticelulitis con ventosas chinas. Solo tienes que elegir el que más te guste, tumbarte cómoda, ¡y dejarlo todo en manos del especialista!

2. Endermología 

Aunque en realidad es una forma de masaje, la endermología merece una sección aparte en esta clasificación. Este tratamiento también se conoce como masaje de presión negativa. Consiste en estimular el metabolismo del tejido adiposo mediante una presión negativa generada por un aparato especial. 

Es una opción fantástica para las personas que no sean muy de entrenar con regularidad, o que por los motivos que sea, no puedan hacerlo. Para poder mejorar tu silueta de verdad, lo mejor es someterse a una serie completa de tratamientos, lo cual puede salir algo caro. Sin embargo, no te preocupes. Solo tienes que pedir préstamos a plazos, ¡y seguro que antes del verano ya tendrás una figura de envidia! 

3. Tratamientos faciales 

Imagen de Pixabay

Hay una amplia gama de tratamientos de belleza para la cara: peeling por cavitación, mascarillas, masajes faciales, microdermoabrasión y muchos más. ¡Pero lo mejor es que puedes confiar en el especialista para que elija el tratamiento! En efecto, es así. Hay bastantes hoteles con spa en los que el especialista elige el tratamiento facial necesario según el estado de tu piel. No tienes que elegir a ciegas, ya que habrá un equipo de profesionales que te presentarán todos los pros y los contras de cada intervención.

4. ¿Por qué no un bañito?

No cabe duda de que, si vas a un spa, merece la pena probar los distintos tipos de baños que ofrecen: en flores, fango, leche, vino o salinas. Todos tienen unas propiedades extraordinarias e influyen positivamente en tu piel. Además, ¡huelen de maravilla! 

5. Sauna 

Ir a la sauna no es un tratamiento en el sentido estricto de la palabra, pero si todavía no te has enamorado de esta actividad, tienes que probarla sí o sí. No solo es beneficiosa para la inmunidad del organismo, sino que también mejora la circulación, reafirma la piel y puede ayudar a combatir distintos tipos de enfermedades. 

Recuerda que esta lista no es exhaustiva, y que los hoteles con spa seguro que ofrecen una gama de tratamientos más amplia. Estos cinco que hemos mencionado hay que probarlos, ¡pero no te limites a ellos si tienes ganas de probar más cosas todavía!

Deja una respuesta