¿En qué consiste la limpieza de colon?

El colon, también llamado «intestino grueso», es la última parte del tracto digestivo. Una vez que los alimentos se digieren en el estómago y el intestino delgado, la función del colon es absorber el agua, y almacenar los residuos de los alimentos. Aunque el colon se vacía con la evacuación, a veces esto no es suficiente.

Desafortunadamente, estos residuos no se eliminan por completo del organismo, y con el paso del tiempo se depositan en capas más o menos gruesas en la pared del colon. Estas capas son ricas en toxinas nocivas para la salud y reducen la capacidad absorción de agua y nutrientes por parte del colon.

Los diversos métodos de limpieza de colon permiten «desatascar» su pared, desintoxicando el organismo y asegurando un funcionamiento óptimo del colon.

¿Por qué hacer una limpieza de colon?

Los beneficios de la limpieza de colon son innegables. Este proceso se utiliza principalmente para aliviar problemas del sistema digestivo, especialmente el estreñimiento crónico y la incontinencia, o para combatir el síndrome de hinchazón y deglución de gases. Además, al desintoxicar el cuerpo, la limpieza del colon puede fortalecer el sistema inmunológico, reducir la frecuencia de dolores de cabeza, ataques alérgicos, antidepresivos y dejar la piel más clara (combate la psoriasis y el eccema).

A veces también se usa para aliviar el dolor menstrual. Finalmente, los defensores más entusiastas de la limpieza de colon creen que realizar la limpieza una o dos veces al año puede reducir el riesgo de padecer cáncer de colon.

Hidroterapia de colon 

La hidroterapia de colon es un método de limpieza practicado únicamente por profesionales en centros asistenciales o de talasoterapia. En los días previos a la sesión se debe seguir una dieta rica en fibra. En la sesión de limpieza de colon, el paciente puede acostarse cómodamente de espaldas o de costado. Luego, el médico inyecta suavemente agua tibia en el colon a través de un tubo que se inserta en el recto.

Limpieza-Colon
Imagenes de Pixabay

En ocasiones, como complemento al agua, también se usan probióticos y / o enzimas extraídas de plantas medicinales. Cuando el colon esté lleno de agua, el hidroterapeuta masajeará suavemente el estómago del paciente para ayudar a reducir los restos de heces. Después de unos minutos, el agua se escurre y la operación se repetirá varias veces, generalmente con una duración de la sesión de 45 minutos a una hora.

Laxantes y enemas 

Los laxantes que se usan ocasionalmente para el estreñimiento pueden limpiar parcialmente el colon, pero no son tan efectivos como el enema, y por supuesto, como la limpieza de colon. Los enmeas son fáciles de preparar en casa usando un bulbo de enema rectal disponible en farmacias y agua tibia (o un enema farmacéutico). Este debe mantenerse en el colon durante unos minutos antes de desechar por el inodoro.

Consultar con profesionales médicos

Independientemente del método que planee para limpiar el colon, siempre consulte primero a su médico. De hecho, existen algunas contraindicaciones y se recomienda encarecidamente no utilizar en caso de hemorroides mayores, colitis, enfermedad de Crohn o incluso tumores del sistema digestivo.

Tampoco se recomienda la hidroterapia de colon durante el embarazo y se debe tener precaución en casos de enfermedad renal o cardiovascular. También puede llegar a haber casos de infección o perforación intestinal por parte de practicantes poco éticos: verifique la limpieza de la clínica y pida informes sobre el terapeuta antes de tomar una decisión.

Para finalizar

Para no dañar la flora intestinal, la limpieza del colon debe realizarse de vez en cuando, como máximo de una a tres veces al año. Beba mucha agua durante el tratamiento para evitar el riesgo de deshidratación.

Deja una respuesta