La cruz luce en la fortaleza tras una vibrante embajada