El CEIP Azorín se transformó en un parque acuático para despedir el curso