En el IES Gaia, la clave es la empatía