Ester y Carlos García, los socorristas de oro