El Club Rítmica San Vicente demostró su potencial en la final autonómica