Los más pequeños consolidan las tradiciones sanvicenteras