Un campo de fútbol reconvertido en parcela de excrementos caninos