A ti Maruja porque ... ¡te quiero!

Olvidar y recordar. Dos verbos opuestos pero que es muy necesario conjugar en la vida. Olvidar lo malo y recordar todo aquello que nos llenó de dicha. Nos dejaste el sábado 7 de febrero de 2015. Ha pasado un año, como pasa una ráfaga de viento en el desierto, pero no se ha llevado nada; tu imagen y tu vida siguen presentes en mi memoria. Ni vientos ni tempestades borrarán de mi corazón el cariño que siempre sentí hacia ti.

por