San Vicente conjugó fiesta y democracia