Recordándote, Salvadora

Querida Salvadora: Ya ha pasado un año. Se han sucedido cuatro estaciones como siempre. El invierno fue duro, el frío de nuestro corazón no halló fuego que lo calentara. Llegó la primavera, las flores, con fuerza y vigor eran contempladas por un cielo nítido y luminoso más su perfume y bello colorido no alegraba nuestra vida

por