Punto final a un verano inolvidable