Ni rastro de desbroce en el Barrio Santa Isabel