Los comerciantes de Sol y Luz se hartan de los maleantes que rondan la zona