Llegan los 20 niños saharauis que pasarán el verano con las familias de acogida