Una investigación de la UA advierte que el cambio climático provocará cambios drásticos en los ecosistemas áridos