Las personas con alzheimer también pueden disfrutar de las vacaciones aunque no las recuerden