La Universidad de Alicante lidera un proyecto para optimizar medios, recursos, atención y prevención en las playas españolas