La Universidad de Alicante diseña un hotel-cueva sostenible como respuesta al cambio climático