La Universidad de Alicante desarrolla un procedimiento y un dispositivo económico, rápido y respetuoso con el medio ambiente capaz de detectar almendras amargas