La Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital de Sant Joan mejora la calidad asistencial y la accesibilidad de pacientes