La Guardia Civil de Santa Pola retira del mercado casi cinco mil botes de tinta para tatuar, por su procedencia irregular