Investigadores de la Universidad de Alicante desarrollan una aplicación para la salud para personas con TEA y discapacidad intelectual