El efecto combinado del cambio climático e incendios forestales puede transformar los bosques en matorrales