Bricolaje: de la pequeña intervención a la adquisición inteligente de herramientas

A pesar de que muchos resten valor a las tareas de bricolaje que podemos llevar a cabo en el hogar, la realidad es que precisa de herramientas de gran calidad. Y no sólo para realizar un buen trabajo, sino para evitar accidentes. Por ello, antes de adquirir, es recomendable saber cómo escoger la mejor herramienta.

Nutriendo el arsenal del manitas

A fin de rendir tributo a la categorización como manitas del hogar que siempre nos fija como dueños del quehacer doméstico, y aunque sin importar del todo nuestro grado de destreza en ello, siempre es útil tener en casa una buena sierra caladora o un taladro inalámbrico como complemento para distintas actividades. Tal como suele ocurrir en distintas ocasiones, tanto si la intención es la de adentrarnos en el mundo del bricolaje como si la voluntad es la de tener a mano las herramientas necesarias para suplir alguna urgencia momentánea en casa, muchos se habrán sentido abrumados con la increíble variedad de oferta y la gran diversidad de productos disponibles hoy en día. ¿Las razones? Más que obvias.

Actualmente, Internet nos sirve como una inagotable biblioteca donde consultar todo acerca de distintas herramientas que pueden salvarnos el pellejo ante cualquier contratiempo doméstico. Sin embargo, tanto por el bien de nuestro bolsillo como por la salud de nuestro hogar, siempre es recomendable antes de realizar la compra revisar páginas especializadas en herramientas de este ámbito como Expertos Bricolaje. Siendo preciso destacar la necesidad de, antes de decidirse y hacer la inversión, revisar comparativas y consejos que nos ahorren tiempo y faciliten nuestra elección. Siempre asegurándonos de que realmente necesitamos dichas herramientas y que, además, no traerán consigo un excesivo sobrecoste.

Investigar a fondo para evitar un timo

Si bien la red y la globalización nos ha dado acceso a todo tipo de tiendas online donde poder buscar en un ingente catálogo de productos la herramienta de bricolaje más idónea, nuestras opciones nunca están exentas de la posibilidad de sufrir un timo. En ese sentido, cabe mencionar que el precio tampoco debe ser un identificador de calidad, dado que existen reputadas marcas que, a pesar de la calidad de su producto, disponen también de un precio asequible que casi no hace justicia a su función. De este modo, y sirviéndose del mismo medio a partir del que buscamos el producto, es imperativo realizar una pequeña investigación para acertar en nuestra compra.

Taladros

Evidentemente, las herramientas de marca blanca que podemos encontrar en un bazar o incluso en un centro comercial pueden sacarnos de más de un apuro. No obstante, si nuestra intención es la de trabajar bien y conseguir un buen resultado es más que obligatorio moverse bajo una premisa de calidad. Como se ha mencionado, Expertos Bricolaje proporciona a los manitas tanto consolidados como primerizos un canal de consulta especializada según el tipo de producto que necesitamos. Encontrando así en su página web comparativas y clasificaciones sobre los mejores taladros, amoladoras y sierras del mercado y mucho más.

Cómo determinar si una herramienta es buena

Aunque la tendencia sea la de restar importancia al bricolaje por su atmósfera hogareña, y he de ahí que el estigma condiciona a muchos a optar por productos baratos y de poca calidad, una mala herramienta puede causar un accidente. Además de contra nuestro inmueble, contra nuestra propia integridad física. Eso, no obstante, no quita que el producto de una gran empresa sea peligroso, pero sí que otorga un mayor grado de fiabilidad, tanto en relación a su función como a nuestro hacer. Motivo por el que, como añadido a sus comparativas, donde se adjuntan sus prestaciones como su precio, Expertos Bricolaje también incluye guías de compra de herramientas.

En ese sentido, y tomando como ejemplo un elemento como el taladro inalámbrico, presente en prácticamente todos los hogares como herramienta de emergencia, Expertos Bricolaje centra la revisión en cinco aspectos. Por una parte, la potencia del motor, en función del tipo de tareas para las que precisemos el taladro, pero también la potencia y la velocidad del torque, indispensable según el grosor de la superficie a taladrar. Y, por otra parte, cuestiones como el tamaño del mandril portabocas, el control de la velocidad, que da mayor manejo a la máquina, u otras características adicionales. En suma, factores que determinarán si dicha herramienta, más allá de su funcionalidad, se ajusta o no a nuestras necesidades.

Prevención de riesgos y seguridad

Retomando la cuestión de la seguridad, es preciso recordar que no por realizar una tarea de bricolaje en casa la peligrosidad es menor. Realmente, sucede todo lo contrario, dado que nuestra actitud será mucho más relajada en un ambiente como el doméstico, a diferencia de nuestra actitud en un trabajo como tal e incluso en un taller de aprendizaje. Es por dicho motivo que cabe tomar todo tipo de precauciones, siendo tanto mediante un equipo de protección básico como informándonos bien sobre las capacidades de nuestra herramienta.

Considerando bien a qué nos enfrentamos como tarea, tampoco es necesario adquirir un taladro capaz de perforar el diamante si tan sólo lo utilizaremos esporádicamente para algún que otro trabajo en madera. Pero, y eso sí, a menudo es mejor pasarse –aunque no demasiado– que quedarse corto. Al fin y al cabo, sólo nosotros somos conscientes de hasta dónde somos capaces de llegar con nuestra pericia en el bricolaje. Y, justamente, es ahí donde está la gracia. ¿O no?

Deja una respuesta