La lista más completa de alimentos peligrosos para perros y gatos

Ciertos alimentos, como el chocolate o el atún, pueden ser peligrosos para perros y gatos, pero no son los únicos. Descubra la lista de alimentos peligrosos para perros y gatos.

Chocolate  (perro y gato)

El cacao contiene teobromina que pasa rápidamente al torrente sanguíneo de su mascota y es muy tóxico para él. 150 gramos de chocolate amargo pueden ser suficientes para matar a un perro de 10 kilogramos.

Los síntomas (vómitos, convulsiones, diarrea y, en los casos más dramáticos, problemas cardíacos que pueden provocar la muerte) suelen aparecer 4 o 5 horas después de la ingestión.

Leche (perro y gato)

Alto contenido en lactosa, la leche y los productos lácteos en general pueden provocar vómitos, diarrea y otros problemas intestinales. Nuestras mascotas no tienen las enzimas para asimilar adecuadamente la lactosa. Por lo tanto, no pueden digerirlo correctamente.

Queso (perro y gato)

Muy rico en grasas, puede causar inflamación del páncreas que, en algunos casos, puede ser fatal.

Jamón y carnes grasas (perro y gato)

Al igual que el queso, las carnes tienen un alto contenido de grasas y pueden provocar pancreatitis. De hecho, tienen un alto contenido de sal y animan a los perros a beber mucha agua, lo que les provoca retorcimientos de estómago.

Atún (perro y gato)

El atún enlatado muy salado promueve la degradación de los riñones y puede causar problemas cardíacos. Sin embargo, hay atún adecuado para su animal de su veterinario.

Hígado (perro)

El hígado puede causar intoxicación por vitamina A que eventualmente destruirá los músculos y huesos de su perro si se consume repetidamente. Los primeros síntomas son estreñimiento, pérdida de peso y deformación ósea.

Alimentos-Proibidos-Mascotas
Imagen de archivo

Grasa (perro y gato)

Puede causar inflamación del páncreas que puede ser fatal si no se trata a tiempo. En los casos más graves, el animal no se mueve y sufre cuando le presionas la barriga. Luego debe ser llevado al veterinario con urgencia.

Huesos cocidos (perro y gato)

Al poder romperse, atascarse en los intestinos o atascarse tanto en la boca como en la garganta, todos los huesos cocidos deben evitarse sin excepción.

Pescado crudo (perro)

Puede conducir a una deficiencia de vitamina B que resulta en pérdida de apetito, pérdida de peso y, a veces, la muerte. Estos problemas son más comunes cuando el perro se alimenta con pescado crudo con regularidad.

Uvas (perro y gato)

Secas o frescas, pueden causar problemas intestinales y dañar los riñones. En el caso de los perros pequeños, pueden causar obstrucción intestinal y aumentar el riesgo de asfixia.

Aguacate (perro y gato)

Rico en grasas, puede provocar inflamación del páncreas. Además, su núcleo es muy tóxico porque es rico en persina que es muy perjudicial para los pulmones y el corazón de nuestros amigos de cuatro patas. El núcleo puede causar obstrucción intestinal si se ingiere.

Cebollas y ajos (perro y gato)

Dañan los glóbulos rojos de nuestros compañeros y pueden provocar vómitos, anemia, taquicardia e incluso la muerte.

Nueces de macadamia (perro y gato)

Contienen una toxina que ataca el sistema digestivo, el sistema nervioso y los huesos del animal. Unas cuantas nueces son suficientes para provocar vómitos, diarrea, dificultad para respirar y convulsiones. También aumentan el riesgo de asfixia.

Hongos (perro y gato)

Los hongos silvestres, o de su jardín, contienen toxinas que pueden tener varios efectos dañinos en su mascota. Estas toxinas pueden provocar convulsiones y provocar la muerte.

Castañas (gato)

Contienen taninos que provocan diarreas y vómitos. Causan hinchazón.

Patata cruda (perro y gato)

Rica en oxalato de calcio (un cristal iónico insoluble), las patatas crudas son muy peligrosas para el tracto urinario de nuestros animales. Una vez cocida, la patata es ideal porque es rica en nutrientes.

Alimentos-Proibidos-Gatos-Perros
Pixabay

Sal (perro y gato)

Ingerido en grandes cantidades, puede provocar un desequilibrio electrolítico que provoque convulsiones, coma, parálisis o incluso arritmias cardíacas.

Alimentos dulces (perros y gatos)

Puede provocar obesidad, diabetes y problemas dentales.

Corteza de tarta cruda (perro y gato)

La levadura en la masa puede hinchar el estómago y causar hinchazón severa. En casos extremos, puede perforar el estómago o el intestino. Además, los fermentos de la pasta pueden generar alcohol que es muy dañino para el perro.

Comida mohosa o resesa (perro y gato)

Estos alimentos pueden envenenar gravemente a sus animales. Los síntomas son vómitos, diarrea y convulsiones.

Xilitol (perro y gato)

Es un sustituto del azúcar utilizado en repostería y dulces. Por tanto, las consecuencias son las mismas que para los alimentos dulces.

Comida para gatos (perro por supuesto)

Generalmente demasiado rico en proteínas y grasas, aumenta el riesgo de pancreatitis en nuestros perros.

Cafeína (perro y gato)

Muy dañino, acelera la frecuencia cardíaca. Pueden producirse palpitaciones y ataques cardíacos. Así que tenga cuidado de que su mascota no moje el hocico en su taza de café o refresco.

Suplementos vitamínicos humanos que contienen hierro (perros y gatos)

Pueden dañar el sistema digestivo y ser tóxicos para muchos órganos como el hígado o los riñones.

Alcohol (perro y gato)

Parece óbio, pero obstaculiza el buen funcionamiento del cerebro. Unos pocos sorbos son todo lo que necesita para emborrachar a su mascota. Los síntomas pueden ser vómitos y si se ingiere demasiado puede causar problemas cardíacos y nerviosos.

¿Qué hacer si su mascota ha ingerido un alimento no seguro?

Debemos intervenir lo antes posible. Llama a tu veterinario, dile el nombre, la composición del producto, la cantidad ingerida así como alguna información relacionada con tu animal (raza, tamaño, edad, problema de salud …). Lo ideal es intervenir lo más rápido posible (a más tardar dentro de las dos horas posteriores a la ingestión). Su veterinario puede darle a su mascota una inyección que le hará vomitar si es necesario.

Conclusión

En caso de duda sobre un producto, pregunte a su veterinario. Al especificar el alimento, la cantidad ingerida así como el peso del animal, detarminará si esta dosis representa un riesgo potencial y las medidas a tomar.

Deja una respuesta