10 beneficios de estudiar en el extranjero

Estudiar en el extranjero es una de las experiencias más gratificantes que puedes hacer: es lo mejor para la mente (increíble, pero cierto: ser bilingüe es muy bueno), para la autoestima y para tu carrera. No es fácil hablar un idioma extranjero correctamente, pero cuanto más inviertas y te sumerjas en el estudio durante mucho tiempo, practicando el idioma todos los días en tantas situaciones diferentes, más fácil será lograr otros objetivos.

Estos son los diez principales beneficios de estudiar en el extranjero en un programa a largo plazo:

1. Habla el idioma extranjero con fluidez

No es ningún secreto: cuanto más tiempo te quedes en el extranjero para estudiar, más aprenderás a hablar con fluidez y facilidad. A través de un cóctel diario de lecciones e interacciones con la vida real (todos los días durante varios meses), notará una mejora increíble en sus habilidades lingüísticas pero también en su confianza.

2. Elevar tu autoestima al máximo nivel

No serán solo las habilidades comunicativas las que tomen vuelo: uno de los mayores beneficios de vivir en el extranjero es el aumento de la autoestima. Explorar diferentes culturas, conocer gente nueva, administrar un presupuesto son actividades que lo ayudarán a convertirse en ciudadanos del mundo más seguros de sí mismos e independientes.

3. Aprende el idioma que hablan los lugareños

Hay una gran diferencia entre estudiar un idioma y vivirlo. Pasando mucho tiempo en otro país, uno se encuentra usando tics lingüísticos, jerga y un acento mucho más auténtico. Así aprenderás a hablar como los nativos, a comprender sus expresiones idiomáticas y alusiones, a comprender su lenguaje corporal y su habla. Y comprender cada vez más el idioma local le permitirá sentirse como en casa incluso en el extranjero.

4. Sumérgete por completo en un nuevo estilo de vida

Estudiar en el extranjero durante una semana o dos te da una idea de una nueva cultura; con una estadía más larga, en cambio, se sumergirá completamente en el estilo de vida del país anfitrión. Aprenderá a ver el mundo desde otra perspectiva y explorará todos los aspectos de su nuevo «hogar» fuera del hogar. Mientras estudias en el extranjero durante unas semanas, uno se ve obligado a irse probablemente justo cuando el camarero comienza a recordar nuestro nombre y a saber qué pedimos cada mañana, los estudiantes que se quedan en el extranjero para programas a largo plazo tienen tiempo suficiente para encontrar el bar adecuado. Para saber dónde pedir una pizza para comer mientras mira una serie en Netflix en las noches lluviosas, para saber a quién llamar para reservar un brunch súper moderno.

5. Estudiar en el extranjero para tener más tiempo para explorar

Quitar las visitas obligadas y las actividades para hacer sobre la marcha de su lista de deseos es más fácil para aquellos que estudian en el extranjero durante más de unas pocas semanas. Después de todo, ¡hay tantos viajes que se pueden organizar durante el fin de semana! Los estudiantes que permanezcan en el extranjero durante mucho tiempo pueden aprovechar las vacaciones trimestrales para explorar nuevas ciudades y alrededores. Al mismo tiempo, amigos y familiares pueden venir a visitarte y tú puedes acompañarlos y guiarlos.

6. Comienza tu carrera

Pregúntale a cualquier graduado … lo que te espera es un mundo competitivo. Todo el mundo busca ese algo especial para destacar tu Curriculum Vitae. Agregue un dominio perfecto de un idioma a su conjunto de habilidades y tendrá la clave para la carrera de sus sueños. Además del bilingüismo, su experiencia en el extranjero le ayudará a desarrollar un kit de habilidades interculturales, ¡justo lo que buscan las empresas de todo el mundo!

7. Aclara tus ideas sobre tu futuro

Un programa a largo plazo le ayudará a tener una idea de la profesión que debe seguir en el futuro. Algunos cursos te permitirán poner a prueba tus habilidades lingüísticas gracias a prácticas y lecciones de interés específico. Te pondrás en contacto con la realidad del trabajo y, al mismo tiempo, enriquecerán tu CV con experiencias internacionales de fundamental importancia.

8. Certifique sus habilidades lingüísticas

Las universidades y los empleadores quieren una prueba oficial de las habilidades lingüísticas del candidato. Al estudiar en el extranjero durante un período prolongado, tendrá tiempo para prepararse para los exámenes para obtener certificaciones reconocidas en todo el mundo, que le serán útiles tanto académica como profesionalmente.

9. Vuélvete súper inteligente

Es un hecho: aprender un idioma te hace más inteligente, más empático, etc. Resolver problemas, ser multitarea, tomar decisiones rápidamente… Todo se volverá más fácil porque tu cerebro será más elástico y despierto en los procesos cognitivos.

10. Mejora también tu lengua materna

Aquellos que aprenden un nuevo idioma también se convierten en buenos comunicadores. Al estudiar una lengua extranjera, uno reflexiona al mismo tiempo, consciente o inconscientemente, sobre las estructuras de los dos sistemas, perfeccionando así el conocimiento de ambos.

Deja una respuesta