Una técnica pionera introducida por investigadores de la Universidad de Alicante y la Pompeu Fabra descubre virus presentes en la saliva