Un estudio de la UMH concluye que el consumo de café mejora la supervivencia en mayores de 65 años